Si estás a punto de comprar un vehículo es posible que te surja la duda de si adquirir un modelo con aire acondicionado o con climatizador. Te contamos la diferencia y las ventajas de cada uno de ellos y te damos algunos consejos de utilización.

  • El aire acondicionado introduce aire frío en el interior del vehículo, incluso a una temperatura inferior a la de la calle. El climatizador es el sistema que permite controlar la calefacción, el aire acondicionado y la ventilación. Controla la temperatura en el interior, el caudal de aire, la salida, etc.
  • La diferencia del climatizador con el aire acondicionado es que no necesitas manejar la velocidad del ventilador ni elegir las salidas de aire para mantener una temperatura estable en el habitáculo. Sencillamente elijes la temperatura deseada y el sistema se encarga de todo.
  • Los sistemas de climatización más avanzados pueden regular esta temperatura por zonas independientes (para el conductor y el pasajero), e incluso son capaces de tener en cuenta la forma en que inciden los rayos del sol en el habitáculo.
  • Además, la principal diferencia a la hora de comprar un vehículo es el precio, más elevado en el caso del climatizador.
  • Para que tanto el aire acondicionado como el climatizador duren más, sigue estos consejos:
  1. Conecta el aire acondicionado durante unos minutos en invierno, al menos una vez a la semana, para que circule el refrigerante por el circuito y no se sequen las juntas de las conducciones.
  2. No lo uses nunca a la máxima potencia salvo que sea realmente indispensable, y en ese caso, no lo hagas durante un tiempo prolongado.
  3. Desconecta el aire acondicionado antes de apagar el motor.
  • Intenta hacer un uso responsable para reducir el consumo de combustible: no pongas el climatizador a 30º al arrancar el vehículo porque no conseguirás calor de inmediato, basta con esperar unos kilómetros; mantén una temperatura entre 20 y 24º; no lo conectes en días de poco calor, no es necesario, etc.