Cómo ser un buen conductor

Ser un buen conductor va más allá de saber manejar bien un vehículo, saber reaccionar ante situaciones difíciles, tener experiencia en la conducción…

Un buen conductor debe además tener una buena actitud ante el volante: mostrarse relajado, obedecer las normas de tráfico, cooperar con los demás conductores, no ser agresivo … y, por último, ser consciente de que hay ocasiones en las que no estamos en condiciones para conducir.

Si quieres conseguirlo, basta con que tengas en cuenta algunas pequeñas cuestiones: no hables por el móvil, ponte el cinturón, no conduzcas si has bebido, ten cuidado con las distracciones, respeta la velocidad y las señales, no conduzcas con sueño, planifica tu itinerario con anticipación, mantén la distancia de seguridad, ten en cuenta el clima y revisa tu vehículo de forma periódica y siempre antes de un viaje.

Categorías: Automóvil, Los seguros

Etiquetas: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *