Cómo superar el miedo a conducir

El miedo también influye en la manera de conducir y no es precisamente un buen aliado. La amaxofobia, como así se denomina a este temor, es una alteración que puede llegar a impedir la conducción, que tiene curación, y que no debe comprometer nunca tu bienestar al volante.

Un accidente de tráfico, un incorrecto aprendizaje o factores externos como las condiciones climatológicas adversas o el excesivo tráfico pueden estar en el origen de este temor. Para superarlo, lo primero que tenemos que tener claro es el factor causante de la amaxofobia.

El tratamiento nos ayudará a perder ese miedo exagerado al tráfico y a los demás conductores. El sentido común, no superar los límites de velocidad, recuperar la confianza y estar seguro de ti mismo son algunas de las medidas que deberías tener en cuenta.

Cuando subas al coche respira hondo y procura que tus acompañantes no te estresen demasiado; ni música alta ni gritos en la parte de atrás. Otras medidas que puedes poner en práctica para acabar con esta fobia son: acudir a la autoescuela para recibir clases de reciclaje, pedir ayuda a amigos o familiares, e incluso acudir a un psicólogo si los sentimientos de miedo son intensos.

Pierde el miedo a conducir, pero nunca el respeto a las normas y al resto de conductores. Y recuerda, que la práctica es la clave. Convéncete de que puedes hacerlo y  ¡ánimo!

Categorías: Automóvil, Los seguros

Etiquetas: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *