Los niños ya están de vuelta y con ellos llegan un montón de gastos a los que hacer frente. Queremos proponerte algunos consejos para ayudarte a ahorrar y recordar los derechos que todos tenemos como consumidores:

Imagen derivada CC BY 2.0 por jakintza_ikastola

  1. Si la ropa de tus hijos aún está en buen estado, y el estirón no ha hecho que les quede pequeña, dales un poco más de vida y no compres más. En septiembre, los gastos son considerables, así que la mejor opción es preservarlas y reponerlas los próximos meses, en caso de que fuera necesario.
  2. Resulta muy útil hacer un listado con las cosas que se vas a necesitar y tener cuidado con el uso de las tarjetas de crédito y los pagos aplazados. De este modo, evitamos caer en las ofertas que fomentan el consumo y el gasto.
  3. Cuando nuestros hijos son ya adolescentes, conviene hacerles partícipes y elaborar con ellos la lista de los productos necesarios y la posterior gestión del presupuesto. Se trata de hacer un  consumo responsable.
  4. Compara precios, es fundamental para ahorrar.
  5. A la hora de comprar productos para niños, tienes que fijarte en que tengan una buena relación calidad-precio, que cumplan con la función por la que se compran y que sean productos resistentes.
  6. Si además compras productos que puedan ser reciclados, promovemos también la  sostenibilidad desde que son pequeños.
  7. Es importante que guardes los recibos de compra. Si surge algún tipo de contratiempo o si el producto no ha dado el resultado que esperábamos, esto permitirá hacer las reclamaciones pertinentes.
  8. Toma parte en iniciativas que permitan el intercambio y la reutilización de productos como libros de texto.
  9. Infórmate sobre las becas y ayudas económicas que conceden distintas administraciones públicas.