Dormir bien para viajar mejor

La falta de sueño o un descanso de mala calidad pueden afectar al rendimiento físico e intelectual, a la capacidad de conducción y a la falta de receptividad ante posibles imprevistos.

Por ello, el día anterior a un largo viaje, leer, escuchar música o ver la televisión te pueden ayudar a relajarte, olvidarte de los problemas y prepararte para el descanso. Un baño o una ducha caliente antes de acostarte, tomarte un vaso de leche… también facilitan la conciliación del sueño. Y si te gusta realizar ejercicio físico, no elijas las últimas horas del día para hacerlo.

Además, si sueles viajar entre países con descompensación horaria, recuerda que se produce un desequilibrio en el reloj interno de cada persona que marca los períodos de sueño y vigilia. Una de las recomendaciones para adaptarse al nuevo horario es practicar ejercicio intenso por la mañana temprano el primer día tras un desfase horario.

Categorías: Los seguros, Salud

Etiquetas: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *