Haz de tu hogar un lugar seguro para los más pequeños

Nuestros hogares están adaptados a nuestros gustos y necesidades pero cuando llega un pequeño tenemos que anteponer su seguridad ante todo.

Bebé en el baño de casa

Imagen CC BY-SA 2.0 Seguros Lagun Aro

Aunque todos tenemos las mismas posibilidades de sufrir un accidente en casa, los niños son los que los sufren con mayor frecuencia, ya que su curiosidad y vulnerabilidad son más altas.

No debemos perderles de vista cuando son muy pequeños y empiezan a moverse pues  un pequeño despiste puede acabar en tragedia. No tenemos por que caer en una protección excesiva; simplemente es aconsejable ser precavidos y seguir algunas pautas para acomodar la casa ante posibles accidentes domésticos.

A continuación os dejamos algunos consejos para la seguridad del hogar familiar:

  • Comprobar sus juguetes. Además de utilizar juguetes adecuados para su edad debemos poner especial atención a las etiquetas e instrucciones y comprobar que su calidad y que cumplen las normas de seguridad europea.
  • Asegurar armarios y cajones. Podemos mantenerlos alejados de objetos peligrosos utilizando topes, seguros o bloqueadores; son muy eficientes y además se pueden instalar sin dañar nuestros muebles.
  • Proteger las esquinas. Las mesas auxiliares son imprescindibles en el hogar por su practicidad  pero sus esquinas pueden causar heridas y cortes. Es aconsejable dotar los cantos que creamos peligrosos con protectores especiales de esquinas.
  • Asegurar ventanas y cristales. Hay que mantener las ventanas cerradas en la estancia donde se encuentre el pequeño, además es aconsejable despejar la zona para evitar que trepen por el mobiliario y lleguen a alcanzarlas. Para las puertas de cristal podemos valernos de láminas de protección para vidrios, así en caso de rotura accidental evitará que los cristales caigan encima del niño.
  • Tapar enchufes. Los niños son muy curiosos y no dudan en tocar todo lo que les llame la atención, los enchufes al estar a pocos centímetros del suelo son blanco fácil para ellos. Ante este peligro podemos utilizar protectores de enchufes para evitar que entren en contacto con la corriente.
  • Barreras para escaleras. Con ello evitaremos caídas indeseadas. Debemos dotar de este sistema de seguridad tanto la parte alta como la baja, para que no puedan acceder a ella sin nuestro consentimiento.
  • Cunas y camas fiables. La cuna del bebé no debe tener los barrotes muy separados (más de 6 cm.) ni esquinas que sobresalgan. Si ya utilizan cama es conveniente colocar una barrera de cama para evitar que se caigan mientras duermen.
  • Correas de anclaje. Podemos utilizarlas  para  asegurar muebles altos como estanterías, vitrinas o para objetos cotidianos como televisores.
  • Cubrir radiadores y fuentes de calor. Tenemos que asegurar las  fuentes de calor como estufas, calentadores, etc., para ello se pueden utilizar muebles especializados para este uso. En cualquier caso los mantendremos a cierta distancia para evitar quemaduras.
  • Anclar alfombras. Las alfombras deben colocarse en lugares apropiados y fijarse firmemente en el piso o utilizar cintas antideslizantes por debajo para aumentar su fijación.
  • Cercar la piscina. Si tienes piscina, no olvides cercarla con una valla de mínimo 1,5 metros para prevenir al niño de un posible ahogamiento.

 

 

Categorías: Hogar, Los seguros

Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *