Cuando nos acercamos a la madurez, empezamos a pensar en nuestra jubilación, en si podremos vivir con la pensión que nos quedará, si podemos ahorrar para ese momento… Es entonces, si no hemos sido previsores, cuando nos planteamos ahorrar y contratar un plan de pensiones que complete las prestaciones de la Seguridad Social.

Planes de pensiones para ahorrar

Imagen derivada CC BY-SA 2.0 por Adán Sánchez de Pedro

Los planes de pensiones son ya una de las modalidades de ahorro más frecuentes, y no solo con el objetivo de completar nuestra futura pensión sino también como forma de desgravar en nuestra declaración de la renta.

Dentro del mundo de los seguros, existen los denominados PPAs, que son el equivalente a los planes de pensiones pero que, a diferencia de ellos, ofrecen una rentabilidad garantizada hasta la jubilación, sin correr riesgos.

Los PPAs de Lagun Aro te ofrecen numerosas ventajas:

  • Son soluciones flexibles, con importantes ventajas fiscales, ya que las aportaciones que realizas cada año las puedes deducir en la declaración de la renta.
  • Puedes disponer de tu dinero en varios momentos: al jubilarte, en caso de invalidez o fallecimiento, por enfermedad grave o desempleo de larga duración. Y además puedes inmovilizar todo o parte a otro PPA.
  • Tienes un tipo de interés garantizado durante toda la operación.
  • Puedes recibir el ahorro acumulado de forma única, mediante una renta o a través de la combinación de ambas.

Habitualmente, las aportaciones a estos planes suelen ser anuales o mensuales aunque permiten distintas formas de pago, e incluso primas extraordinarias,  teniendo siempre en cuenta los límites fiscales para la desgravación antes comentada. Incluso, si te ves apurado en algún momento, puedes dejar de hacerlas: el capital acumulado seguirá creciendo según la revalorización del fondo en el que esté integrado.

Pero si lo que quieres es disponer de liquidez, debes elegir otras formas de ahorro como, por ejemplo, los PIAS-Plan Individual de Ahorro Sistemático, que son fórmulas flexibles con las que puedes disfrutar a futuro de ventajas fiscales, sin renunciar a la posibilidad de disponer de tu dinero.

Cada uno de estos productos tiene una ventaja que le diferencia y dependiendo de las necesidades de cada uno, se aconsejan unos u otros, o incluso se conjugan varios.