Trabajar de forma responsable es una forma de prevenir riesgos en nuestro centro de trabajo y de incrementar nuestra seguridad.

La prevención de riesgos laborales es fundamental para proteger la integridad de los empleados y es un tema que sigue preocupando a la sociedad. De hecho, la Organización Internacional del Trabajo reconoce el 28 de abril como el Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo.

Esta celebración consiste en una campaña anual internacional que promueve el trabajo seguro, saludable y decente. Además, esta fecha también es elegida para rendir homenaje a las víctimas de los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales.

La seguridad y la salud laboral tienen como objetivo la aplicación de medidas y el desarrollo de las actividades necesarias para la prevención de riesgos derivados del trabajo.

13 consejos para conseguir un ambiente de trabajo adecuado

La prevención, clave para la seguridad laboral

Imagen derivada CC BY-SA 2.0 por Oleg Zaytsev

Cualquier prevención es poca para la seguridad, sobre todo en determinados puestos de trabajo, por eso te ofrecemos una serie de consejos:

  1. Antes de empezar cualquier trabajo, hay que estar atento a las instrucciones del supervisor, por ello no hay que realizar ninguna tarea hasta tener la formación adecuada.
  2. Es obligación de todos los trabajadores mantener limpia y ordenada la zona de trabajo.
  3. Las salidas, zona de paso, vías de evacuación y espacios de trabajo deberán mantenerse siempre despejados de objetos y líquido o sustancias resbaladizas.
  4. No se debe dejar material o equipo de trabajo obstruyendo pasillos, escaleras o salidas de emergencia.
  5. El material almacenado nunca debe de obstruir el acceso a columnas o paredes donde se encuentren los extintores.
  6. Hay que utilizar siempre los equipos de protección individual adecuados para  protegerse de los riegos a los que se esté expuesto (calzado de seguridad, cascos, guantes…). Hay que asegurarse de saber cuándo hay que usar estos equipos, dónde se encuentran, cómo utilizarlos y cómo mantenerlos.
  7. En las áreas de producción, se debe trabajar sin anillos, cordones, pulseras, cabello o ropa suelta.
  8. No es recomendable tomar alimentos en determinadas plantas de producción. El único lugar autorizado suele ser el comedor.
  9. Está prohibido fumar en las áreas de trabajo.
  10. Los líquidos inflamables deben usarse y guardarse en recipientes seguros.
  11. Si se detectan anomalías en alguna máquina o herramienta durante su funcionamiento, manejo o inspección visual, hay que informa al responsable en materia de Seguridad y Salud Laboral del centro.
  12. Ningún trabajador debe intervenir en la reparación de maquinaria, sólo el personal autorizado podrá hacerlo.
  13. Hay que revisar de forma periódica los hábitos de trabajo para detectar posibles actuaciones que puedan generar riesgos.

Con estos consejos se construirá un ambiente de trabajo adecuado, con condiciones de trabajo justas, donde los trabajadores podrán desarrollar una actividad con dignidad y donde su participación activa mejorará las condiciones de salud y seguridad.

Pautas para saber cómo actuar

Pero por si en algún caso un empleado sufre algún accidente, también os daremos algunas pautas para saber cómo actuar:

  • Observar y valorar la situación antes de actuar.
  • Actuar con rapidez, pero manteniendo siempre la calma.
  • No mover a la persona accidentada si no es imprescindible.
  • Examinar al herido con mucho cuidado.
  • Intervenir sólo si sabemos cómo actuar.
  • Nunca dar de comer o beber a una víctima que esté inconsciente.
  • Aflojar las ropas que opriman y abrigar al accidentado si es necesario.
  • Tranquilizar al herido, transmitiendo seguridad en nuestra actuación.
  • Se le deberá tratar, que no trasladar, con urgencia.
  • Cuando auxilies debes protegerte: utiliza siempre guantes si prevés contacto con sangre.
  • Alejar a las personas curiosas y evitar aglomeraciones. Organizar dando las instrucciones precisas.