¿Qué hacer antes y después de un trayecto largo para prolongar la vida del vehículo?

Tras un viaje largo, nos solemos plantear qué podemos hacer para cuidar nuestro vehículo. Muchos creen que la solución es dejar el coche en ralentí un rato. En Lagun Aro te contamos si es así.

El turbo de un automóvil se compone de dos turbinas que están unidas por un eje, que está sometido a fatiga por un incremento de temperatura. Cuando lo hemos hecho funcionar durante un periodo de tiempo, y apagamos el vehículo en cuanto llegamos al lugar de destino, provocamos que el eje del turbo adquiera una diferencia de temperatura en los extremos bastante considerable. Este contraste de temperaturas trae como consecuencia un dilatamiento del eje.

El hecho de dejar el coche en ralentí, tras haberlo utilizado, permite que se igualen las temperaturas en los extremos del eje, evitando el efecto tirón. De todos modos, no solo es recomendable hacerlo tras un largo viaje. Los problemas pueden surgir igualmente cuando tras haberle exigido mucho al motor, paramos el coche de golpe, en una estación de servicio, por ejemplo. En ese caso estamos apagando el motor de repente sin dejar que vuelva a su temperatura de servicio.

No sucede nada porque se haga ocasionalmente, pero convertirlo en costumbre puede suponer un deterioro de nuestro motor. Es decir, es aconsejable dejar que se caliente antes de comenzar a exigirle y dejar que vuelva a su temperatura tras haberlo utilizado.

En cualquier caso, lo realmente importante antes y después de hacer un largo recorrido, lo te permitirá ahorrarte muchos problemas, es hacerle una revisión al vehículo. Es importante atender a aspectos como el aceite, las pastillas de freno o las ruedas.

CC BY-ND 2.0 por Robert.

Imagen CC BY-ND 2.0 por .Robert.

 

 

 

 

Categorías: Los seguros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *