En cuestión de seguridad, la de nuestros hijos es la más importante, por encima de cualquier otra. Y aunque ya todos estamos concienciados de la necesidad de usar un tipo de silla adecuada a su edad para viajar dentro de nuestro vehículo, queremos repasar y recordar los tipos que existen en el mercado, ahora que empieza la época más viajera de todo el año.

A la hora de elegir una sillita para niño o bebé, lo primero a tener en cuenta es el peso de nuestro hijo. Más que la edad, el peso determina la resistencia que debe ofrecer el asiento infantil. Después del peso, la estatura también es otro factor importante para su seguridad.

Teniendo en cuenta estos aspectos, se puede hacer una clasificación de asientos en cuatro grupos.

  • Grupo 0 y 0+. Capazos o cucos y sillas: para bebés de 0 a 10 kilos de peso (normalmente hasta los nueve o doce meses de edad, si bien la edad es un criterio orientativo como ya hemos comentado). Los capazos o cucos, también denominados “portabebés”, son menos habituales, pero algunos están igualmente homologados para su uso en el coche. En ellos, el bebé viaja tumbado. En el mercado existen modelos de capazos con arneses o cinturones en forma de “Y” que mejoran notablemente la protección en caso de impacto lateral. En el caso de sillitas, se les conoce popularmente como la denominación comercial de “maxi-cosi”. Las sillas para bebés deben instalarse siempre mirando hacia atrás.
  • Grupo I: para niños de 9 a 18 kilos (normalmente entre uno y tres años de edad). Son sillitas que se sujetan al vehículo con el cinturón de seguridad o con denominado “ISOFIX”, un sistema de anclaje que regula la instalación de la silla y es uno de los más seguros del mercado. El niño viaja normalmente sujeto a la sillita con un arnés de seguridad, mirando bien hacia delante (lo que es lo más habitual) o bien hacia atrás (como es frecuente en los países nórdicos).
  • Grupo II: desde los 15 hasta 25 kilos (normalmente entre los tres y los siete años). Consiste en un cojín y un respaldo que se deposita normalmente sobre el asiento del vehículo. El niño se sienta sobre el asiento infantil y se abrocha el cinturón de seguridad del vehículo. Este tipo de asientos infantiles eleva a su ocupante de modo que el cinturón de seguridad del vehículo le ajuste correctamente.
  • Grupo III: desde los 22 hasta 36 kilos (normalmente entre los seis y los doce años de edad). También consiste en un cojín y, en algunos casos, un respaldo que se apoya normalmente sobre el asiento del vehículo. Al igual que en el grupo anterior, el niño se sienta sobre el asiento infantil y se abrocha el cinturón de seguridad del vehículo.