declaracion-amistosa-de-accidenteAsí se desprende de un estudio realizado recientemente por una aseguradora sobre el conocimiento de los conductores a la hora de cumplimentar este documento. Según sus datos, solo un 3,8% de los encuestados sabría completar el parte amistoso con todos los datos oportunos.

A través de 452 encuestas a conductores en las ciudades de Madrid, Barcelona y Sevilla, el informe pone de relieve que solo un 3,8% de los encuestados sabe cuáles son todos los datos necesarios para tramitar de forma rápida y efectiva el parte.

Aunque la mayoría de los conductores conoce la relevancia de cumplimentar los datos personales del conductor (96,9% de los encuestados) y de la aseguradora (93,6%), solo el 61,5% considera importante recabar el nombre y contacto de posibles testigos. Otros datos relevantes, como el modelo y matrícula del vehículo, la fecha y hora del accidente, las circunstancias en qué se produce el siniestro o los daños materiales y personales, son señalados por 8 de cada 10 encuestados.

Por otra parte, el 60,6% de los conductores continúa creyendo que es obligatorio llevar en el coche el recibo del seguro en vigor.

En cuanto a la necesidad de firmar el parte amistoso, el 73,7% responde que es obligatorio, el 70,4% sostiene que firmarlo supone aceptar la responsabilidad, y el 46,2% cree que es recomendable firmarlo, aunque no se esté de acuerdo.

Lo cierto es que el documento debe estar rubricado por las dos partes implicadas para tener validez, pero no es necesario firmarlo en el mismo momento de rellenarlo, pues hay siete días para comunicar el siniestro al seguro. Firmar el parte sin estar completamente de acuerdo puede dificultar cambios posteriores en la versión de los hechos.

La firma de ambos conductores no implica reconocimiento de responsabilidad, pero es obligatoria.

La firma de ambos conductores no implica reconocimiento de responsabilidad, pero es obligatoria.

Por otra parte, un 59,7% cree que solo hay que rellenar el apartado de víctima si existen lesiones de gravedad o han intervenido médicos de urgencia.

Sin embargo, se deben marcar incluso los heridos leves, puesto que una lesión o molestia mínima puede acarrear lesiones internas más severas.

Además, el 14,4% de los encuestados estaría dispuesto a aceptar que el contrario pusiera el nombre de otra persona si éste lo solicita, por temor a que no esté asegurado, lo que supone una práctica fraudulenta.