En la actualidad, el uso de la tecnología va en aumento en todos los ámbitos de nuestra vida. También en nuestro hogar. Debido a estas innovaciones, la demanda de la domótica en las viviendas está creciendo a gran velocidad.

Para cualquier persona que tenga una vivienda, la seguridad de su hogar es una de sus mayores preocupaciones debido a las amenazas que se presentan diariamente. La domótica ofrece varios sistemas que pueden garantizar nuestro bienestar personal. Una de las ventajas que ofrece esta tecnología es que el usuario interactúa menos con los aparatos tecnológicos, pero a su vez está obteniendo mayor seguridad.

Seguridad del hogar

Imagen derivada CC BY 2.0 por wissenschaftsjahr

La domótica, entendida como el hogar inteligente, es el conjunto de sistemas capaces de automatizar una vivienda,  facilitando el ahorro energético, aportando seguridad, fomentando la accesibilidad y garantizando la comunicación.  Es decir, la dómotica, busca aportar al usuario una mayor calidad de vida y garantizar la seguridad personal.

La mejor manera de conseguir la tranquilidad que una familia busca en su hogar es la contratación de un seguro de hogar. Pero si además, se utiliza este tipo de tecnología para proteger la vivienda, el sentimiento de seguridad se incrementa.

Existen cuatro tipos de niveles de seguridad relacionados con la domótica:

  • Protección exterior: la función principal de estos sistemas es detectar movimientos u objetos extraños alrededor de la vivienda.
    • Sensor de movimiento: cuando se detecta cualquier señal física, el propio sensor envía una respuesta en forma electrónica, por medio de una alarma o una visualización en una cámara de vigilancia.
    • Barrera de rayos infrarrojos: sirve para alertar de la presencia de algún intruso en el área externa de la vivienda, ya que los rayos son invisibles a la vista del ojo humano.
    • Sensor de apertura por contactos magnéticos: se colocan por pares en las ventanas o puertas de las viviendas y se activan si éstas son abiertas. Cuando alguien entra, los sensores provocan que la corriente deje de circular, por lo que automáticamente se activará la alarma.
    • Sensor de sonido: es capaz de detectar cualquier tipo de ruido externo.
  • Protección interior: este sistema sirve para proteger el interior de la vivienda.
    • Simulador de presencia: si el propietario se encuentra fuera de la vivienda, este sistema se encargara de encender y apagar las luces del hogar para simular la presencia de los dueños.
    • Sistema de vigilancia CCTV: el circuito cerrado de televisión consiste en usar videocámaras para informar de lo que ocurre dentro del hogar tanto de día como de noche.
  • Protección personal: cuando el usuario se encuentra en peligro, este tipo de sistemas lo protege de cualquier daño o accidente.
    • Botón de Pánico: este dispositivo puede ser inalámbrico o cableado y se coloca en un lugar estratégico de la vivienda, para cuando ocurra alguna actividad sospechosa. En cuanto el usuario pulsa el botón, activa una alarma silenciosa y envía una señal a la policía.
    • Avisadores de asistencia: tan pronto como se pulsa, el dispositivo manda una señal a un centro de ayuda para la asistencia personal.
  • Alarmas técnicas o de detección: si algo extraño esta pasando en la vivienda ocasionada por un fallo en algún dispositivo, este actúa para solucionarlo.
    • Alarmas contra incendios: tienen la función de detectar una variación en el aire, para después realizar ciertas acciones para solucionarlo. Además, envía inmediatamente una señal a los bomberos.
    • Alarmas contra inundaciones: cuando se detecta un exceso de agua, el sensor activa las eletroválvulas y éstas cortan el suministro de agua o drenan hacia una salida externa.
    • Alarmas contra fuga de gas: en caso de escape de gas, el sistema se activa y cierra las válvulas de suministro de gas.